¿Realmente Trump triunfó con sus casinos?

Donald Trump, el polémico empresario, político, personalidad televisiva y escritor estadounidense que es el candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos, se ha hecho una fortuna a lo largo de su carrera a base de incontables negocios. Uno de ellos es el casino. O eso dicen.

Ha fundado hasta tres casinos (Trump Tal Mahal, Trump's Castle, Trump Plaza) y se hizo amo y señor en Atlantic City. Pero ¿realmente Donald triunfó en este sector?

donald trump casino

'The Donald' afirma que ganó mucha riqueza en Atlantic City, pero un examen minucioso de los informes de los entes reguladores, documentos en poder de los juzgados y documentos de propiedad a los que ha tenido acceso The New York Times, que lo denuncia en un reportaje, deja claro que fue un fracaso prolongado. Aunque ahora diga que sus casinos se vieron afectados por la misma marejada que golpeó a la industria del juego de esta ciudad costera, en realidad sus negocios en Atlantic City caían mucho antes de que Atlantic City comenzara a caer.

Es más, Trump ya no posee Trump Entertainment Resorts, la compañía que alguna vez fue dueña de un cuarto de los casinos de la ciudad, y que se fue a bancarrota cuatro veces en su historia.  El Trump Taj Mahal, el último en fundarse (1990), se fue a la quiebra un solo año después. El empresario logró salvar el casino apostándole a préstamos cada vez más altos que después no pudo pagar y en 2014 volvió a cometer el mismo error y fue comprado por el multimillonario Carlh Icahn.

El Trump's Castle duró bastante más que la primera intentona del Taj Mahal, desde 1985 hasta 1992, pero ahí se quedó. Otra bancarrota. En 1997 pasó a llamarse Trump Marina y parecía que esta vez sí iba a triunfar pero pasó de costar 316 millones de dólares en 2009, a 38 millones en 2011, cuando la compró Landry's Inc., una corporación hotelera, y se convirtió en el Golden Nugget. Mientras que el primer casino que fundó, en 1984, el Trump Plaza, no pudo ser rescatado siquiera.

Trump Casino Taj Mahal

Según el mismo reportaje de The New York Times (realizado por Russ Buettner y Charles V. Bagli), en Atlantic City la opinión se divide respecto a Trump. Los hay que le guardan cariño por la multitud de empleos que generó en la ciudad y los hay que le odian por lastimar al irse a la quiebra a muchos pequeños negocios que le ayudaron a construir sus respectivos casinos. La opinión del pueblo puede variar. Pero lo que es inamovible es que fracasó en el mundo del casino, cuando se suele decir que ha triunfado.

Ir a la barra de herramientas