Qué es la Falacia de Montecarlo o la Falacia del Apostador

Durante nuestra explicación de las diferentes estrategias para ganar a la ruleta, hemos hablado de la Falacia de Montecarlo y cómo había que evitarla. Muchos se preguntarán ahora, ¿qué queremos decir con la Falacia de Montecarlo?

También es llamada la Falacia del Apostador o Gambler’s Fallacy en inglés  y consiste en la creencia que lo sucedido en actos pasados afectará a los hechos futuros en los juegos de azar. Es decir, que porque una moneda haya caído 10 veces en cara, a la siguiente ocasión lo hará en cruz porque tiene más probabilidades.

Cuando se habla de la Falacia del Apostador, se dice que contiene los siguientes errores y puede ser claramente aplicable a la ruleta:

  • Un suceso aleatorio tendrá más probabilidades de suceder si no ha ocurrido en un lapso de tiempo.
  • Un suceso aleatoria tendrá menos probabilidades de suceder si ha ocurrido en un cierto período.

Si hablamos de la ruleta, la probabilidad de que salga rojo después de que haya salido rojo es la misma que de que salga negro. Es decir, las probabilidades no se irán sumando, sino que será siempre del 50%. Esto contrasta con la Teoría del Caos que nos dice que unos números salen más que otros, aunque dicha teoría, obviamente, es visto en un gran lapso de tiempo.

¿Por qué se llama Falacia de Montecarlo?

Nos tenemos que trasladar a hace más de un siglo. Exactamente al 18 de agosto de 1913, cuando ocurrió un hecho del todo inusual en el famoso Casino de Montecarlo. Durante 26 veces consecutivas, la bola cayó en el negro, originando grandísimas ganancias a los dueños del casino y desesperando totalmente a los jugadores que aquella noche se dieron cita en la Riviera Francesa. De ahí el nombre de Falacia de Montecarlo.

Falacia de Montecarlo

Los jugadores que estaban sentados entonces en la mesa asistían atónitos cómo la bola iba cayendo una y otra vez en el negro. A partir de la tirada 10, todos los jugadores ya no dudaban en apostar miles de francos al rojo, confiando en que la bola ya tenía que cambiar de color. Pero no. 15, 17, 20, 22 veces seguidas negro…. La gente estaba ya escandalizada y pasaba a apostar millones de francos al rojo, pero la bola seguía cayendo en negro.

No contaban con que la ruleta no tiene memoria. Es decir, porque haya salido anteriormente negro no quiere decir que la próxima vez tenga más posibilidades de salir rojo. Lo confunden con la poca probabilidad de que salga 26 veces seguidas negro. En este caso, cada evento es separado.

De hecho, se calcula que si alguien hubiera puesto un franco al negro en la primera tirada y hubiera continuado apostando por el negro sus ganancias durante toda la secuencia hubiera ganado 67.108.864 francos.

Años más tarde, se creó una teoría matemática llamada Falacia de Montecarlo o Gambler’s Fallacy a raíz de los sucedido esa noche en el casino de Montecarlo.

Sin duda, nos puede servir de aprendizaje para cuando juguemos a la ruleta o a cualquier juego en el que las probabilidades sean similares.

Ir a la barra de herramientas