Float: Estrategia de Póker

Como siempre mencionamos, cada día que pasa el póker se vuelve un juego de casino cada vez más competitivo y a medida que las tácticas son más agresivas, aumenta la necesidad de adaptar nuestro estilo para mantenernos a la vanguardia de este juego de casino.

Hoy en día las apuestas de continuación (cuando un jugador hace una apuesta en una ronda y luego obligadamente aumenta en la ronda siguiente, sin importar qué salga) se están utilizando con mucha más frecuencia que en años anteriores y eso genera la necesidad de encontrar jugadas para combatirlas. Una de ellas es esta estrategia conocida como hacer float o flotar. Esta es una estrategia muy efectiva a la hora de resolver una duda recurrente: ¿qué hacer después de recibir un raise preflop?

En esta lección de póker impartida por Apuestas Deportivas casino, definiremos a la flotación como una jugada de farol o semi-farol en la que se iguala una apuesta de continuación realizada por un jugador que subió durante dos rondas seguidas, nuestra intención es llevarnos el bote en el turn con una apuesta o subida agresiva. A la hora de realizar dicha apuesta, puedes haber formado algún juego en el flop o no, pero de lo que estarás seguro es de que no tienes la mejor mano de la mesa. La táctica implica que si tu oponente estaba siendo agresivo solo con dos cartas altas, entonces se vuelve muy difícil para él ahora pagar tu nueva subida en la mano y eventualmente debería terminar foldeando.

La jugada

Fichas pokerPara clarificar esta mano es ideal dar un ejemplo. Supongamos que sostenemos K-J outsuit, y un jugador hace una apuesta de 90 con ciegas de 15/30 fichas. Todos los jugadores restantes abandonan la mano, excepto nosotros que igualamos. El flop llega con Q-7-4 de diferentes palos, lo que no mejora nuestra mano. Nuestro oponente ahora apuesta 190 en el bote de 225 fichas.

Habitualmente deberíamos retirarnos luego de esta apuesta, ya que el flop no nos ayuda en nada. En su lugar decidimos igualar $190, ya que sabemos que nuestro oponente regularmente hace apuestas de continuación. En el turn llega un 3, esta vez nuestro oponente pasa, mostrando dando una clara señal de debilidad. Ahora apostamos 550 en un pozo de 605 fichas, acción que hace que nuestro oponente se retire pensando que nuestra mano es más fuerte.

La pregunta que surge ahora es ¿por qué funcionó la jugada? A la hora de realizar un float es necesario tener algunos criterios en cuenta. Si bien no es necesario que todos estos factores estén alineados para llevar a cabo un float, aumentarán la efectividad del mismo. Aquí van algunos puntos a considerar.

Debes utilizarla solo cuando estés mano a mano contra un oponente

El float, que en este caso podemos considerar como un bluff, siempre es más fácil y conlleva un porcentaje de éxito mucho mayor si lo realizamos contra una persona sola, en lugar de múltiples oponentes. Ciertamente, hay ocasiones en las que un flotado funcionará cuando pagues una subida en el botón y la ciega grande también acompañe (llegando a ser 3 jugadores en total), pero generalmente debes concentrarte en las ocasiones en las que te enfrentas a un solo oponente.

El oponente juega antes que tú

La posición en el orden de apuestas también es importante. Si bien hay algunos casos en los que puede realizar esta jugada fuera de posición, tendrá una tasa de éxito mucho mayor si puede actuar último post flop, ya que la lectura de la jugada mejorará abismalmente. Deberías realizar este tipo de apuesta cuando te encuentres en el botón, en posición media o en cutoff. Generalmente, nuestro rival debería situarse en las ciegas o UTG.

Detecta el perfil de tu rival: hace apuestas continuación y es capaz de retirarse

El ingrediente vital para que logres flotar de manera exitosa tiene que ver con el tipo de jugador al que te enfrentas. Si está jugando contra un jugador muy pasivo que siempre pasa en el flop cuando falla y ahora está apostando, no parece ser la mejor opción. Debes flotar contra jugadores que con frecuencia hacen apuestas de continuación.

Pero no solo eso, tu oponente además tiene que ser capaz de retirarse. Ten en cuenta que hay muchos jugadores que son robóticos en sus acciones y juegan en varias mesas a la vez. De este modo, a menudo harán una apuesta de continuación una sola vez y se rendirán si encuentran resistencia, buscando pasar a la siguiente mano sin pensar demasiado.

Tus apuestas deben ser creíbles

Idealmente, querrás enfrentarte a un oponente que sea capaz no solo de retirarse, sino también de pensar solamente en sus cartas y las tuyas. Si bien un flotado puede funcionar contra alguien que solo está pensando en sus cartas, las opciones de éxito aumentan más si jugamos contra alguien que busca intuir nuestra mano.

Es totalmente posible que ellos, teniendo una pareja de dieces, en un flop As-J-4 y un 3 en el turn, terminen foldeando suponiendo que tienes un As. Esta es la razón por la que tu call en el flop, y la apuesta en el turn, deberían contar una historia creíble sobre el rango de manos en el que te está poniendo tu oponente.

La textura del flop

A estas alturas, ya sabemos bastante bien en que contexto comenzaremos un float y contra que rivales lo continuaremos, sin embargo, la última decisión debemos tomarla cuando llega el flop. Dependiendo el tipo de textura que toca en el flop, debemos continuar nuestras acciones o retirarnos para antes de poner en riesgo nuestro stack.

Si vemos un flop semi-húmedo deberíamos continuar. Estos flops nos ayudan a contar una historia creíble porque el rango de manos con las que pueden jugar es amplio e invita a la creación de proyectos.

Si sale un flop seco también podemos intentarlo, estos flops en los que hay muy pocos juegos para formar y todos bajos aumentan las posibilidades de que nuestro rival no haya formado juego y se retire tras nuestra apuesta.

Por último, en los flops muy húmedos, donde vemos cartas altas y posibilidades de escalera y/o color, no debemos continuar. Este tipo de texturas aumentan exponencialmente las posibilidades de que nuestro rival forme una mano de valor y no se retire tras nuestra apuesta.

Conclusión sobre jugar un float

La táctica de jugar floats puede ser un recurso muy eficaz en todas las formas de póker, ya sea un jugador de cash o de torneos. Es una de las muchas formas en que puede aprovechar una ventaja posicional contra los jugadores adecuados. Debes tener en cuenta los puntos enunciados y apuntar a jugadores que crees que a menudo apostarán una vez y se darán por vencidos.

Este tipo de tácticas pueden no funcionar al 100% las primeras veces que se las intenta, pero siga practicando hasta pulir su implementación. Si bien hay algunas cartas del turn que pueden intimidarlo, no debe asustarse cuando sea el momento de actuar, confíe en su instinto y realice la apuesta con seguridad.

Por último, ten en cuenta una advertencia; Si bien el float puede ser una estratagema muy eficaz, también es una estrategia que cada vez más jugadores utilizan y contra la que están aprendiendo a defenderse. Lo ideal es que no abuses de ella. No querrás que tus oponentes tomen un patrón y comiencen a adaptarse a tu estilo, así que elige los momentos sabiamente. ¡Mucha suerte en tu próxima mano!

Ir a la barra de herramientas