Bingo: ventajas de jugar de forma presencial

Cartones de BingoEn el nuevo mundo, las distancias se han acortado. A medida que pasa el tiempo, existen más y más recursos que nos llevan a estar interconectados: internet, los dispositivos móviles, las llamadas gratuitas vía Skype o WhatsApp, y muchas otras herramientas que hemos incorporado de manera natural a nuestro día a día casi din darnos cuenta. Sin embargo, cuanto más nos acercamos a las nuevas tecnologías, más nos alejamos de la autenticidad del contacto humano.

No sorprende ver a personas sumergidas y consumidas por la pantalla del móvil. Esto nace de una simple razón: todo lo que encuentran en el mundo físico, lo pueden hallar también (y de forma más sencilla y cómoda) en este mundo virtual. Entre otras cosas, pueden encontrar el disfrute de participar en sus juegos de casino preferidos. De hecho, hoy en día es muy común encontrar nuestro juego favorito online y olvidarnos de todo lo que supone tener que desplazarnos a un establecimiento físico y lo que este conlleva.

Entre los diferentes juegos de azar que se encuentran en la web, hoy queremos hablar del bingo. Este juego, muy popular en España, está constituido por un bombo cargado de bolas con números que van saliendo de manera ordenada. Mientras esto sucede, los jugadores cuentan con uno o varios cartones con números aleatorios escritos en ellos que deberán ir tachando cada vez que salga una bola que coincida con alguno de ellos. El afortunado que complete su cartón "cantará bingo" y se llevará el premio.

La simplicidad del juego hace que sea realmente fácil poder acceder a una partida online junto a miles de jugadores. No obstante, en esta ocasión queremos mostrarte algunas razones por las que jugar al bingo de manera presencial, ya sea en reuniones de amigos o en cualquier sala de casino físico. Una fundamentación basada en una serie de beneficios palpables y evidentes.

Bingo: de la antigüedad a la mesa y de la mesa a la pantalla

Si bien la historia del inicio del bingo no es aceptada de la misma forma los historiadores que han estudiado el juego, muchos alegan que el surgimiento del bingo se remonta a la época de los bárbaros y tenía como único fin recaudar. Para ello llevaron adelante un juego que consistía en llenar en un recipiente varias bolas con números que representaban a diferentes aldeas de las distintas potencias y de acuerdo a lo que la suerte determinaba, les cobraban dinero que utilizarían para campañas militares o la construcción de infraestructuras.

A través del tiempo, la forma de recaudación fue cambiando, pero el bingo se mantuvo y permaneció como una fuente de diversión para la población. Con la llegada de las nuevas tecnologías, muchos jugadores de bingo dejaron los cartones para sumarse a la revolución de las pantallas, disfrutando del juego desde la comodidad de su hogar y en el momento más conveniente.

Esto ha crecido exponencialmente en los últimos años, principalmente gracias a las mejoras en la red de internet y al desarrollo de dispositivos móviles y tabletas. Si bien es cierto que la gran mayoría de jugadores se adaptó fácilmente a esta modalidad de bingo online, algo de los que podemos dar fe nosotros mismos, existen personas que todavía disfrutan mayormente del juego físico. Esta forma de juego tiene unas grandes ventajas con respecto a nivel presencial. Y de esas ventajas vamos a hablar a continuación.

4 beneficios del bingo presencial

Si bien existen muchos más beneficios de jugar al bingo presencial de los que vamos a mencionar, nosotros vamos a exponer en los siguientes párrafos los cuatro que nos parecen más relevantes. Seguro que, de alguna u otra manera, te sientes vinculados con ellos. Si conoces algún otro, no dudes en hacérnoslo llegar a través de tus comentarios.

Evitamos usar pantallas

En primer lugar, jugar al bingo de manera presencial es indirectamente beneficioso por los pormenores que supone estar frente a una pantalla durante un periodo prolongado, algo que nunca es recomendable para la vista. Jugar al bingo usando un teléfono móvil o tablet no debería ser perjudicial si se establece un límite de tiempo de juego... pero el riesgo existe. Cuando jugamos al bingo es un establecimiento físico, este potencial problema desaparece.

Nos relacionamos con otras personas

El juego físico se vive de otra manera: sentir la emoción del bingo en primera persona es algo que hay que vivir. De este modo, estamos inmersos en un contexto en el que se escuchan los murmullos del resto de jugadores cuando salen los números y se comparte la mesa de juego con amigos o familiares con los que uno puede sociabilizar. La interacción en tiempo real siempre tiene una dosis extra de motivación, facilita la organización y desarrolla habilidades sociales, como la comunicación, el autocontrol, la empatía y la asertividad.

Beneficios cognitivos

Al mismo tiempo, jugar al bingo presencialmente también es muy beneficioso para las personas mayores a nivel cognitivo e incluso físico. Esto se deba a que  estimula la coordinación de las manos y de la vista, mejora la atención, la concentración y el tiempo de reacción. En tanto, también es un juego que se disfruta entre los más pequeños de la casa y que puede ser un gran recurso para que se familiaricen con los números. Eso sí, en este último caso siempre hablamos de jugar sin dinero real, simplemente como elemento pedagógico.

Simpleza y emociones más reales

Además, la sencillez de la esencia que radica en este juego hace que el bingo presencial sea muy inclusivo, por lo que no será difícil para cualquier persona comenzar a disfrutarlo. Por otro lado, tampoco requiere de conocer estrategias complejas: simplemente se trata de esperar a que la suerte nos acompañe y que las bolas coincidan con los números de nuestro cartón. Además, seguramente recordaremos más lo que ocurra a nuestro alrededor y la experiencia que eso implica, que el juego en sí.

Conclusión: bingo presencial como complemento del bingo online

A pesar de que los software y salas de bingo online ofrecen chats y otras funcionalidades de comunicación, lo tradicional nunca pasa de moda. Por eso, jugar al bingo presencial debería ser un complemento a nuestro juego por internet y es algo que, si eres aficionado a este juego, deberías plantearse hacer alguna vez al mes.

Sentarnos en una mesa cercana al lugar donde se cantan los números para que podamos oír bien, interactuar con quienes compartimos mesa u otros jugadores y elegir los cartones con nuestros números favoritos son cosas que nunca nos ofrecería el mundo online. Es decir, disfrutar de una tarde cargada de entretenimiento de las de antes...

Tombola Bingo online

Regístrate ahora con Tombola Bingo online

Visita Tombola Bingo online y descubre todos sus juegos.

Visita la página
Ir a la barra de herramientas