Algunos datos curiosos sobre el Bingo

El mundo de los casinos y las apuestas es infinito. Cuanto más nos sumergimos en él, mejores son las opciones que podemos descubrir. Detrás de los juegos de cartas como el Póker o el Blackjack uno de los más populares es el Bingo. Quizás, el motivo que más atrae de este juego es el hecho de no demandar mayor ejercicio mental que el de prestar atención a los números que van saliendo, sumado a sus jugosos premios.

Este afamado y popular juego de casino tiene desde sus comienzos una rica historia de anécdotas, curiosidades y sorpresas que merecen ser contadas. En Apuestas-Deportivas casino seleccionamos las más cautivantes para que los seguidores del Bingo tengan tema de conversación la próxima vez que se sienten en una mesa a tachar números y esperar la buena suerte.

Récord descomunal en premios

Antes del auge del Bingo online, este ya tenía un gran número de seguidores. De hecho, se jugaba al Bingo en cumpleaños, centros de jubilados, celebraciones vecinales o aniversarios, por nombrar algunos ejemplos. Su popularidad llevó a que con el tiempo hubiera versiones aún más multitudinarias como lo que normalmente se llama lotería, un tipo de bingo que abarca países, regiones e incluso continentes.

Miles de personas juegan a la Lotería, por lo que los premios acumulados suelen ser de dimensiones siderales. Al menos una vez por año, un afortunado o afortunada suele elegir los números ganadores y tener la suerte de hacerse extraordinariamente rico.

Existen varios ejemplos a este respecto. A mediados de 2013, un señor madrileño se llevó 137 millones de euros en premios. Ese mismo año, unos meses antes, una anciana estadounidense se llevó 345 millones de euros al seleccionar los números ganadores de la lotería PowerBall. Sin embargo, de un tiempo a esta parte los premios tendieron a multiplicarse. En enero de 2016, la misma lotería fue ganada por 3 personas, y cada una de ellas recibió 500 millones de euros.

En agosto de 2017 Mavis Wanezyk, una residente de Massachusetts de 53 años, obtuvo el premio gordo de 730 millones de euros. Sus números de la suerte fueron 6, 7, 16, 23, 26 y 4; las fechas de cumpleaños de sus seres queridos. Por último, el mayor pozo entregado en la historia lo recibió un residente de Carolina del Sur en octubre de 2018, quien prefirió no revelar su identidad para no meterse en problemas ni recibir reclamos. De la noche a la mañana, este dichoso jugador se hizo con 1600 millones de euros en premios. Y tú, ¿qué harías con ese dinero?

El origen del juego

Cartones de BingoNo por nada es que tenemos tan arraigado este juego de casino en nuestro inconsciente colectivo. La mayoría de los historiadores concuerdan en que este juego tal y como lo conocemos actualmente, comenzó a jugarse alrededor de 1530 en Italia. En su momento se lo conocía como un juego de lotería llamado "Il Giuoco del Lotto d'Italia".

Su popularidad no tardó en invadir toda Europa, se cree que ya en el siglo XVIII era jugado en Francia y España, donde se le fueron añadiendo detalles como la inclusión de las cartillas, las fichas para ocupar los números que iban saliendo y los típicos gritos anunciando cada número que salía. El primer diseño de carta o cartilla data de fines de  1700, cuando en Francia se jugaba a Le Lotto. Este tenía 27 números en un diseño de tres filas y nueve columnas.

Por otro lado, el Bingo era tan popular que llegó a tener un rol crucial en la educación de los niños alemanes del siglo XIX. En este sentido, un juego con dinámicas muy similares era utilizado en su país para enseñar a deletrear palabras, aprender nombres de animales y las tablas de multiplicar.

El juego siguió expandiéndose, y llegó a toda América con las distintas olas de inmigración europea. En 1920, el estadounidense Hugh J. Ward creó y estandarizó el juego en los carnavales de Pittsburgh. Lo registró y publicó un libro de reglas en 1933. El juego fue popularizado aún más por Edwin Lowe quien llevó el juego a Nueva York donde terminó de estallar. Ya en la década de 1940 había juegos de bingo en todo Estados Unidos.

¿Bingo o Beano?

Se cree que el nombre con el que todos lo conocemos hoy en día surge de una equivocación. En la época que Edwin Lowe comenzaba a familiarizarse con este juego, allá por la década de los 30’, el comerciante de juguetes vio a la gente jugando con entusiasmo a un juego llamado "Beano" con frijoles secos, un sello de goma y láminas de cartón. En ese momento, el nombre hacía referencia a los frijoles con los que tapaban cada uno de los números que salían, ya que Bean en inglés significa frijol, haba o judías.

Sin embargo, se cree que justo antes popularizarlo en Nueva York, Edwin solía invitar amigos y los observaba mientras jugaban en su casa, buscando así perfeccionar el juego. Una de esas noches, al hacer cartón lleno una de sus amigas gritó "Bingo" en lugar de "Beano". Esta divertida confusión deslumbró al señor Lowe, quien decidió nombrar de ese modo al actual juego.

552,446,474,061,128,648,601,600,000

El número de posibles combinaciones de tarjetas de Bingo que se pueden crear en la versión americana es de 552,446,474,061,128,648,601,600,000. Recordemos que se trata de la versión más popular que contiene números del 1 al 75 distribuidos en un cartón de 5x5 con cifras que van del 1 al 15 en la columna B, del 16 al 30 en la I, del 31 al 45 en la N, del 46 al 60 en G y del 61 al 75 en la O. Este formato suele dar premios cada vez que se completan las líneas o se obtiene un cartón lleno.

La otra opción popular es la versión británica. Esta posee una cartilla diagramada de forma diferente y se juega con 90 bolas en total. En este juego de casino, su boleto típico contiene 27 espacios y está organizado en 9 columnas por 3 filas. Cada fila contiene cinco números y cuatro espacios en blanco. Cada columna contiene tres números: la primera columna tiene números del 1 al 9, la segunda tiene del 10 al 19 y así sucesivamente. En este formato también se reparten premios al completar una línea o al completar el cartón.

Ir a la barra de herramientas